Bendita tecnología

Debo reconocer que nunca me  ha gustado la fulana aplicación de estos gatos que hablan y repiten todo lo que uno les dice.  Cuantas veces me volví casi loco escuchando esa vocecita chillona hablando, gritando, riendo a la par de David, en la casa, en el Mcdonald, etc….

Ya hace un tiempo que no le hace tanto caso a My Talking Tom, ahora es más de ver cosas relacionadas con animales o a los superhéroes, pero siempre un par de veces a la semana  visita la aplicación gatuna.

ComiendoLa cosa es que David es muy hiperactivo y cuando es la hora de que coma, es todo un proceso ya que no se queda sentado por más de un minuto o por lo menos tranquilo en su asiento mientras come. Primero debe comer él  y luego nosotros ya que la típica imagen de los tres sentados a la mesa es impensable, al  menos por los momentos. Pero el otro día vemos que David agarra una mesa pequeña que hay en la sala, acomoda su tablet,  busca una silla de playa para sentarse y nos pide que le sirvamos leche con cereales.

Mi esposa y yo nos quedamos viendo las caras ya que a él no le agrada mucho la leche, de manera que le preguntamos si en verdad la quería, a lo que respondió que sí. Le servimos sus cereales con leche y en lo que tuvo el plato en la mesa, prende la tablet, entra en la aplicación del gato y se dirige a un apartado donde el gato le pide que coma con él un plato de cereales con leche.

Asi pues David se instala a comer junto al felino virtual sus cereales, él solo, sin ayuda y sin moverse de la silla hasta que  se termina todo, es más; en una ocasión hasta pidió repetir. Asi pues una aplicación ha logrado lo que a nosotros nos cuesta un mundo, que coma sentado y tranquilo, por lo menos su leche con cereales; mientras tanto esperamos a ver si la gata le da por comer ensalada y frutas y obra el milagro 🙂

 

 

Anuncios

Las dietas del autismo

Texto tomado de thinkingautismguide.com y que viene a referencia ante  el actual debate sobre las dietas, en especial las que son libres de gluten, en la alimentación de los niños TEA. Nosotros personalmente no hemos notado cambios significativos cuando David ha seguido dicha dieta y cada vez son más los que se plantan contra un supuesto beneficio que no está cientificamente demostrado.  Opinen ustedes

 

Captura1Para muchos padres de un niño autista recién diagnosticado, una búsqueda rápida en Internet de “autismo” les dice que cambiar la dieta de sus hijos es un primer paso inteligente para “mejorar” los comportamientos autistas u otras condiciones coexistentes. A pesar de la popularidad de las “dietas de autismo“, la investigación no muestra pruebas suficientes de que hagan algo positivo en absoluto. Sin embargo, el estricto régimen de la dieta de los niños autistas sigue siendo una práctica habitual de los padres.

Yo fui uno de esos niños autistas que recibieron una dieta especial, por padres que pensaban que estaban haciendo lo mejor para mí. Aunque los padres como el mío pueden creer que una dieta tan controlada es para el beneficio de su hijo, mi propia experiencia en una dieta para el autismo fue que provocó un daño permanente.

Al crecer, no me permitieron comer ciertos alimentos como: lácteos, semillas de sésamo, mangos, cacahuetes, trigo integral. Para evitar explicarme el diagnóstico de autismo, mis padres simplemente me dijeron que era “alérgico” a estos alimentos. Debido a que crecí en un tiempo antes de que los sustitutos libres de lácteos estuvieran disponibles, recuerdo vívidamente que me sentía perdido: mientras que mis amigos disfrutaron de la pizza y el pastel en las fiestas de cumpleaños, yo quedé atrapado con un sándwich de pavo.

Sigue leyendo